21 de Diciembre de 2020

Incontinencia Urinaria por Obesidad

Imagem da Notícia

El sobrepeso es un problema de salud que se da a distintos niveles: cardiovascular, sobrecarga para las articulaciones de los miembros inferiores y también para nuestro suelo pélvico. Este trastorno ocasiona la pérdida involuntaria de orina debido a diferentes causas, unas de las más frecuentes: el sobrepeso y la obesidad.

Esta enfermedad afecta tanto a hombres como a mujeres. Según un estudio realizado, existe un claro efecto de dosis-respuesta del peso sobre la incontinencia urinaria, ya que el incremento de 5 unidades de Índice de Masa Corporal (IMC) está asociado con un aumento de aproximadamente un 20% a un 70% en el riesgo de incontinencia urinaria. Al igual que ocurre durante el embarazo, cuando hay un problema de sobrepeso el suelo pélvico sufre una sobrecarga que hace que se favorezca que ceda ante esfuerzos como toser, estornudar.

Lo ideal sería tener un índice de masa corporal (IMC) de 18,5 a 25.

También se encontró que las probabilidades de incidencia de incontinencia en un periodo de 5 a 10 años se incrementaron en aproximadamente de un 30% a un 60% por cada aumento de 5 unidades de IMC. La prevalencia e incidencia fueron mayores en la incontinencia por estrés que en la incontinencia por urgencia.

La sobrecarga del suelo pélvico producida por la obesidad, en el caso de las mujeres, favorece la incontinencia por esfuerzo y mixta, es decir la incapacidad de contener la orina al estornudar, toser o durante la actividad física, Así mismo, la obesidad causa en ellas la incontinencia por urgencia (necesidad fuerte y repentina de orina), y este problema afecta a cerca del 50% de las mujeres de edad media o mayores. En el sexo masculino, la obesidad está relacionada con la frecuencia urinaria.

Soluciones a un problema de incontinencia por obesidad.

  • • La pérdida de peso se asocia con mejoras significativas en los síntomas de la incontinencia urinaria. Pérdidas de entre el 5% y el 10% del peso corporal fueron suficientes para obtener beneficios en el trastorno. El tratamiento idóneo es: hacer ejercicios, perder peso con una alimentación equilibrada.
  • • Perder peso de forma quirúrgica también ha demostrado que reducía el efecto de la disminución de la incontinencia. Las mujeres con obesidad severa (más de 45 kg por encima del peso ideal) con incontinencia urinaria que tenían una dramática pérdida de peso después de la cirugía bariátrica (de 45 a 50 kg) tuvieron una mejoría significativa de este problema.
  • • Con una pérdida moderada de peso de 13% del peso basal, se encontró cambios significativos en la disminución de la presión sobre la vejiga.

¿Qué se puede hacer?

1. Ponte en manos de un nutricionista, acude incluso a un endocrino si ya has estado haciendo dietas y no has tenido los resultados adecuados, podría descartar otros problemas ocultos.

No se trata de que hagas ninguna locura de dejar de comer, si no que comas adecuadamente. Las mujeres tienen más predisposición tanto al sobrepeso como a la debilidad muscular en 2 momentos de nuestra vida:
– Tras la maternidad
– Al inicio de la menopausia

2. Realiza actividad física: Dentro de los ejercicios, trata que sean “saludables para tu suelo pélvico“. El ejercicio no sólo te puede ayudar a perder peso, también te puede ayudar a eliminar otros problemas como la ansiedad por la comida.

Algunos de los ejercicios amigos del suelo pélvico son:
- Caminar.
- Bicicleta.
- Nadar.
- Ejercicios de kegel.

3. Aunque pierdas peso y recuperes fuerza muscular del suelo pélvico, ponte en manos de un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico:

- Aunque el problema sea en gran medida debido a la sobrecarga de peso y a la debilidad, también puede haber una incontinencia mixta, con más problemas añadidos.
- Además un profesional puede recomendar ejercicio para mejorar la movilidad de la pelvis, trabajo de la postura. También puede completar el tratamiento con otras terapias como el uso de electroterapia y biofeedback.

Creemos importante que los pacientes que están pasando por este problema se pongan en manos de equipos de profesionales que pueden ayudarles a perder peso y, en consecuencia, mejorar su calidad de vida reduciendo el riesgo de incontinencia urinaria.