30 de julio de 2020

Hacer natación con incontinencia, ¿es posible?

Imagem da Notícia

Seguramente has llegado a pensar que desde que te comentaron sobre tu incontinencia, tu estilo de vida iba a cambiar radicalmente, e incluso que actividades relacionadas con el agua, como la natación, pueden ser incompatibles contigo. ¡No es así!

Si lo haces como deporte, o simplemente porque estás de vacaciones, en realidad puedes utilizar sin ningún problema las piscinas, ¡incluso usar el jacuzzi o el sauna! Te dejamos algunos consejos para que te sientas cómodo y tengas un gran momento:

  1. Antes de entrar a la alberca, acudas al baño para que puedas tener tu vejiga vacía, así podrás divertirte sin preocupaciones.
  2. Si estarás mucho tiempo en el agua, puedes programar salidas cada cierto tiempo para que puedas acudir al baño.
  3. Si el agua está muy caliente o muy fría, te aconsejamos aclimatarte antes de ingresar completamente ya que estos cambios de temperatura pueden propiciar ganas de orinar.
  4. Cuando hayas terminado de divertirte o hacer ejercicio, cámbiate inmediatamente y sécate, para evitar infecciones urinarias o vaginales.

También es importante recordar que la natación es un deporte recomendado para fortalecer el suelo pélvico, ya que favorece la circulación de la sangre, mejora la respiración, reduce o previene el dolor de espalda y además, su práctica regular contribuye a controlar el peso, lo que indirectamente favorece el buen estado del suelo pélvico.

Fuente: VivePlenitud, ffomc, sabervivirtv, healthwick.