20 de febrero de 2021

Prevén las enfermedades respiratorias

Imagem da Notícia

Las enfermedades respiratorias son una causa potencial de mortalidad en personas mayores, ya que su sistema inmunológico de la vía aérea es más sensible en los pacientes de esta edad, y por lo mismo, su organismo es más susceptible a este tipo de problemas.

Según datos del INEGI, la principal afección de salud en las personas mayores corresponde a las respiratorias agudas, que afectan a 24 mil 204 personas de cada 100 mil, en edades que van de 60 a 64 años, y 19 mil 600 entre las mayores de 65, siendo las enfermedades más importantes las neumonías y bronconeumonías.

¿Qué es la neumonía?

Es una infección pulmonar que afecta a la vía respiratoria inferior e inflama los sacos aéreos de uno o ambos pulmones. Puede estar provocada por microbios llamados bacterias, virus u hongos; En los adultos, las bacterias son la causa más común de neumonía.

La neumonía puede variar en gravedad; desde suave a potencialmente mortal, en especial por la edad, en personas con enfermedades crónicas o con sistema inmunitario débil.

Algunos de los síntomas que predominan en la mayoría de los casos son:

  • • Dolor en el pecho al respirar o toser
  • • Tos
  • • Fatiga
  • • Fiebre, transpiración y escalofríos con temblor
  • • Náuseas, vómitos o diarrea
  • • Dificultad para respirar
  • En adultos mayores, se puede presentar desorientación o cambios de percepción mental y temperatura corporal más baja de lo normal.

Ante este panorama, es muy importante conocer cómo prevenir este tipo de enfermedades, es por eso que te brindamos algunos consejos que te serán de utilidad:

  1. Es muy importante el lavado de manos frecuente, ya que de esta forma podremos prevenir enfermedades virales y bacterianas.
  2. Cuando el clima esté frío o muy ventoso, es importante que cubramos nuestro cuello y nariz, ¡y evita cambios de temperatura drásticos!
  3. ¡Los hábitos lo son todo! El tener una rutina diaria donde realizamos ejercicio diario, tomamos agua frecuentemente y tenemos una dieta balanceada nos ayudará a fortalecer nuestro sistema inmunitario.
  4. Algunas medidas de higiene que se dieron a raíz de la llegada del COVID-19 son muy útiles, como evitar tocarnos la cara continuamente y evitar saludar de mano o beso.
  5. Existen también vacunas para ciertas enfermedades respiratorias, por lo que al vacunarnos, prevenimos síntomas que nos pueden poner en peligro.
  6. Asistir al doctor ante cualquier síntoma de alerta a fin de recibir tratamiento y evitar la automedicación.

Fuente: Instituto Nacional de Geriatría, Betten, Hospital Zambrano Hellion