19 de Noviembre de 2020

Tres tratamientos auxiliares en la incontinencia urinaria

Imagem da Notícia

La incontinencia se caracteriza por goteos involuntarios de orina y en algunos casos para poder controlarla, se puede optar por algunos ejercicios que pueden ser auxiliares para fortalecer la zona pélvica y controlar el síntoma, por ejemplo:

1. Yoga: es beneficiosa con el tema de la incontinencia urinaria de esfuerzo para hombres y mujeres, ya que las posturas y ejercicios que se realizan en esta disciplina es un auxiliar en el tratamiento de este padecimiento.

El yoga trabaja directamente en el suelo pélvico a través de diferentes movimientos y posturas especiales que ayudan a retener la energía generada mediante la respiración. Lo ideal es acudir con profesionales de esta disciplina, para que estudien tu caso particular, y lo adapten a lo que necesitas.

2. Pilates: es una buena opción para mantener en buen tono toda la musculatura del cuerpo, cuando hay incontinencia urinaria, prolapsos o riesgo de debilitamiento del suelo pélvico hay que vigilar y tener mucho cuidado con los ejercicios que se practiquen.

El beneficio que nos proporciona este método, es que en cada ejercicio se trabaja simultáneamente el fortalecimiento y el estiramiento muscular, dando precisión y mucho control; además de muchos otros beneficios, tiene como principal objetivo el fortalecimiento del “core”, es decir, espalda, abdomen y suelo pélvico, para lograr un correcto alineamiento del cuerpo, un equilibrio muscular y una adecuada técnica respiratoria.

Existen determinados ejercicios de pilates que pueden someter a un mayor esfuerzo la musculatura del suelo pélvico, por eso es importante consultar con un instructor cuando se realice. Si se tienen problemas de incontinencia urinaria, es aconsejable realizar clases individuales o reducidas para que el profesor pueda realizar un seguimiento exhaustivo del ejercicio, pueda modificar y adaptar la rutina de ejercicios a las necesidades de la persona.

Algunas recomendaciones:

  • • Antes de empezar hay que valorar cómo está tu suelo pélvico: si tienes incontinencia urinaria o estás en situación de riesgo, es recomendable que un profesional valore tu estado antes de iniciar las clases de pilates.
  • • Falso pilates: en la medida de lo posible, elige centros cuya actividad principal sea pilates.
  • • Informa de tu caso al instructor: es una técnica que tiene en cuenta la musculatura del suelo pélvico en muchos de sus ejercicios, así que informa a tu instructor de que tu musculatura del suelo pélvico está debilitada, para que lo tenga en cuenta y te mencione ejercicios no debes hacer o hacerlos de otro modo para no lesionar el suelo pélvico.
  • • Ya una vez en clases de pilates, es importante empezar con un entrenamiento ligero y con frecuencia, de esta manera, lograrás fortalecer tus músculos con mayor rapidez.

3. Natación: uno de los deportes más favorables para el cuidado del suelo pélvico es la natación, esta actividad es beneficiosa ya que no es un deporte de impacto y su práctica regular contribuye a controlar el peso, lo que indirectamente favorece el buen estado del suelo pélvico.

El agua disminuye los efectos de la gravedad, es capaz de mover el cuerpo con una gama más amplia de movimientos, lo que mejora la flexibilidad, incluso sus pulmones se benefician del entrenamiento, ya que la presión del agua hace que trabajen más duro de lo que lo harían en tierra.

Debido a que es de bajo impacto y fácilmente adaptable a su nivel de condición física, cualquiera se puede beneficiar de los ejercicios acuáticos, sin importar la edad o la agilidad.

Hay que recordar que, a pesar de que se realicen ejercicios como un tratamiento alternativo, sigue apareciendo las pérdidas de orina, sientes debilidad en el suelo pélvico que impide mantener tu contracción durante los ejercicios, dolores pélvicos o prolapsos (descenso de órganos) es importante acudir previamente a un profesional especializado en suelo pélvico.

Hay ejercicios o posturas que pueden ser demasiado exigentes para un suelo pélvico débil o con problemas y esto puede conllevar que se agrave la situación, por eso es importante valorarlo, y una vez que se restablezca la actividad normal del suelo pélvico, podemos practicar la disciplina o deporte de nuestro agrado; es importante consultar con nuestro profesional en el área de la salud al percibir que estamos experimentando algún cambio o debilidad de nuestro suelo pélvico.

Para los diferentes tipos de pérdidas involuntarias de orina, TENA® cuenta con productos especializados para atendernos según nuestra necesidad y brindarnos bienestar y calidad de vida, acércate a nosotros y con gusto te asesoramos. En Círculo Tena® puedes encontrar videos con diferentes ejercicios que te serán muy útiles para este síntoma.