30 de marzo de 2020

Mejora la incontinencia femenina con electroestimulación

Imagem da Notícia

Cuando aparece la incontinencia en nuestras vidas, no entendemos qué es lo que sucede en el interior de nuestro cuerpo. Y es que la incontinencia se puede manifestar realizando acciones simples: estornudar, al levantar objetos pesados o simplemente al reír. Y esto puede ser a causa del debilitamiento del suelo pélvico (sistema de músculos y ligamentos que mantienen la vejiga cerrada), el cual es provocado por: el parto, embarazo, obesidad, estreñimiento crónico, entre otros.

Hay métodos que pueden ayudar a ejercitar los músculos del suelo pélvico, como los ejercicios de Kegel, que sirven para tonificar y fortalecer esta parte del cuerpo, pero para algunas mujeres es complicado identificar esta zona. Para solucionar este problema, existe otra forma de hacerlo: la electroestimulación, que consiste en un dispositivo portátil sencillo de usar y aquí les decimos de qué trata.

La técnica se llama biorretroalimentación, y consiste en un entrenador vaginal que tiene como función realizar una sesión de ejercicios por medio de una sonda neumática que se introduce en la vagina y un monitor en el que se puede ver si se están trabajando correctamente los músculos. Este dispositivo médico es de uso personal, y se puede usar en diferentes posiciones: parada, acostada o de pie.

Al encender el dispositivo ya dentro de la vagina, se comienza a inflar y se puede ver en el monitor la presión ejercida por los músculos de la vagina, también se observa el nivel del daño. Hay dos modos de uso, el de ejercicios de Kegel, que ya tiene la duración determinada del entrenamiento y un otro, que permite hacerlos durante el tiempo que se desee.

El tiempo recomendado para realizar estos ejercicios es de 5 minutos diarios por sesión, puede ser una por la mañana y otra por la noche. Los beneficios de realizar este tipo de terapia son muchos: ayuda a tonificar los músculos pélvicos para poder controlarlos; te ayuda a entender y saber cómo funcionan los ejercicios de Kegel; beneficia a mujeres que no han experimentado un orgasmo; también a tratar la incontinencia urinaria.

Es importante acudir con un doctor para valorar el uso de este procedimiento. Si se experimentan síntomas de incontinencia, no hay que desesperar, ya que existen opciones que pueden ayudar a disminuirlos desde la comodidad de la casa.