Tipos de incontinencia urinaria femenina

Se suelen emplear distintos términos para denominar la incontinencia urinaria: vejiga sensible, vejiga hiperactiva o pérdidas de orina. También existen más términos médicos que describen los diferentes tipos de incontinencia. A continuación incluimos los síntomas que te ayudarán a identificar tu tipo de incontinencia. 

Cuéntanos más sobre ti con esta encuesta rápida

¿A quién has confiado tu situación?



Resultados

¿Tienes pérdidas de orina al toser, estornudar, reír o levantar peso?

Se trata de la incontinencia de esfuerzo o también llamada incontinencia de estrés. Es el tipo más común de incontinencia urinaria femenina. Se produce por el debilitamiento de los músculos del suelo pélvico que soportan la vejiga. Cuando reímos o tosemos aumenta la presión en la vejiga y los músculos del suelo pélvico no pueden contraerse lo suficiente para retener toda la orina. Sólo se suelen tener pequeñas pérdidas, aunque en algunos casos la cantidad puede aumentar.
La incontinencia suele asociarse al embarazo, al postparto y a mujeres de más de 40 años, aunque se puede dar a cualquier edad. De hecho, 1 de cada 4 mujeres tiene incontinencia urinaria en algún momento de su vida, y acerca del 40% de las jóvenes les sucede al hacer ejercicio. Los ejercicios para fortalecer los músculos del suelo pélvico pueden ser de gran ayuda. En la Zona de ejercicio podrás encontrar más información.

Incontinencia de urgencia

Este tipo de incontinencia también se denomina vejiga hiperactiva. Ocurre cuando sobreviene una fuerte y urgente necesidad de orinar y la vejiga expulsa orina de forma involuntaria. Suele haber pequeñas señales de aviso y se pueden sufrir pérdidas moderadas o grandes. Normalmente se suele orinar de 4 a 8 veces al día, pero si sientes la necesidad de hacerlo con más frecuencia de lo que suele ser normal en tu caso, o incluso si tienes que levantarte varias veces por la noche, puede tratarse de un síntoma de Incontinencia de Urgencia.

No se conoce la causa exacta de este tipo de incontinencia, pero se considera que los músculos de la vejiga envían señales erróneas al cerebro que indican que la vejiga está más llena de lo que está en realidad. En algunos casos puedes ‘entrenar’ tu vejiga para evitar este comportamiento. Para ello visita la sección Soluciones, donde encontrarás algunos consejos. La mayoría controla los síntomas de incontinencia de urgencia con compresas o ropa interior de protección. La gama de productos de TENA ofrece la discreción y seguridad necesarias para que la incontinencia de urgencia afecte lo menos posible a un ritmo de vida activo y normal. Visita nuestro Pabellón de productos para encontrar información sobre nuestras ofertas y pedir muestras gratis.

Síntomas mixtos

Algunas mujeres tienen incontinencia mixta. Suele ser una combinación de incontinencia de esfuerzo y urgencia. Si tienes ambos tipos de pérdidas observarás que un tipo incide más que el otro. Cuando consultes la sección Soluciones, debes centrarte en el síntoma más frecuente. Cuando llegues a dominar un síntoma, puedes concentrarte en otro.

Problemas físicos o mentales que dificultan llegar a tiempo

La Incontinencia Funcional es otro tipo de incontinencia urinaria y consiste en la incapacidad de llegar a tiempo al baño debido a dificultades derivadas de una enfermedad física o mental. La seguridad y la confianza que ofrece una protección adecuada pueden aliviar el estrés que genera esta situación. Para más información, visita la sección Soluciones.

Enfermedades neurológicas o daño cerebral

Las enfermedades como Parkinson, Alzheimer, espina bífida, esclerosis múltiple o los daños cerebrales también pueden afectar a la comunicación entre el cerebro y la vejiga, por lo que se produce la incapacidad de controlar o vaciarla por completo. Estos desórdenes se denominan Problemas Neurológicos Vesicales.

Si con esta información aún no puedes determinar tu tipo de incontinencia, te recomendamos que consultes con un profesional sanitario para que valore tu situación.