Lo mejor para el cuidado

¿Qué hay que tener en cuenta con los productos para la incontinencia?

Puede que creas que todos los productos para el cuidado de la incontinencia son bastante parecidos, pero hay características que pueden marcar una gran diferencia en el bienestar y la comodidad física de la persona que cuidas y, al mismo tiempo, hacer que tu tarea como cuidador sea un poco más fácil. Esta sección es una guía práctica donde se explican los factores que intervienen en los cuidados de la incontinencia y que influyen tanto en la calidad de éstos como en la facilidad de proporcionarlos.

Proporcionar el mejor cuidado posible

La parte más importante del cuidado de la incontinencia es garantizar la comodidad física y emocional de la persona afectada; la clave para conseguirlo está en usar productos que proporcionen la máxima protección y eviten los efectos secundarios negativos que puede provocar la incontinencia. Aspectos como despertar con la cama húmeda, los escapes o la irritación de la piel pasan factura desde el punto de vista físico, emocional y del tiempo que conllevan.

¿Qué factores ayudan a evitar estas consecuencias?

• Si la protección ofrece una rápida absorción de la orina y se evita el contacto con la piel, desaparecerá la sensación incómoda de humedad o que el líquido pueda retroceder a la superficie.
• Los productos diseñados y adaptados para circunstancias físicas y psíquicas específicas aumentan la comodidad de la persona a la que cuidas y reducen el consumo de productos.
• Con menos humedad hay menos riesgo de irritación de la piel, sobre todo  si la persona está mucho tiempo sentada o acostada debido a lesiones o discapacidad.
• Si el cambio se debe realizar en posición horizontal, los productos diseñados para ello reducirán la tensión y el riesgo de lesiones de espalda de los cuidadores.
• Con menos escapes, habrá menos riesgo de que se despierte porque la cama esté húmeda y de tener que levantarse para cambiar la ropa.
• Con el control de escapes, el cuidador y la persona atendida tendrán menos molestias por las noches.
• Si se producen menos escapes, se reducirá el número de cambios molestos y de coladas de ropa.
• Si se controlan los escapes, disminuirá el miedo a sentir vergüenza y el aislamiento social.
• Calmando la irritación de la piel, se reducirán los tratamientos cutáneos necesarios.
• Un indicador de humedad puede evitar cambios innecesarios.
• Elegir el nivel de absorción y el tamaño adecuados: no necesariamente tiene que utilizarse la mayor absorción y es posible que se necesiten productos diferentes para el día y la noche. (Anímate a probar una muestra gratis)

Una protección eficaz se consigue eligiendo la protección adecuada que tiene en cuenta todos los factores anteriores. De este modo se garantiza la máxima comodidad de la persona cuidada y se ayuda a reducir el esfuerzo físico y el tiempo empleado que implica una rutina general en el cuidado de la incontinencia. Si crees que los productos que te han recomendado no funcionan tan bien como deberían, debes hablar con un profesional sanitario para intentar buscar alternativas.

En la sección Ventajas de nuestros productos podrás descubrir nuestro compromiso firme de desarrollar productos que ofrezcan el mejor cuidado posible.